Como Remover De Forma Eficaz Las Dolorosas Uñas Enterradas Sin Tener Que Acudir Al Médico


Si alguna vez ha sufrido por una uña encarnada, entonces sabe que no solamente es muy doloroso, sino también difícil de curar. Hasta las actividades más comunes, como caminar y ponerse los zapatos pueden lastimar el dedo y ocasionar gritos de dolor. Lo peor de todo es que además pueden generar una infección que fácilmente puede salirse de control.

Anuncios


Cuando la uña no está creciendo adecuadamente.
La onicocriptosis (uña encarnada) es una condición común que puede afectar a personas de cualquier edad.

Se produce cuando las uñas de los pies comienzan a crecer ligeramente curveadas hacia adentro, lo que ocasiona que se entierren en la piel del dedo. Esto provoca grietas o cortaduras que se pueden infectar rápidamente con hongos o bacterias.

Las uñas encarnadas son causadas por una técnica inadecuada de corte de uñas, usar calzado muy ajustado, o golpes fuertes en los dedos de los pies.
Otras causas (menos comunes) incluyen:

a) Engrosamiento de la lámina de la uña
b) Uñas de los pies con formas extrañas
c) Deformidades de los dedos (juanetes)
d) Exostosis subungueal (crecimientos óseos en los dedos)
e) Tomar isotretinoína (un medicamento para el acné)

Las uñas encarnadas son bastante fáciles de detectar. A medida que la uña se clava en la piel, se puede sentir dolor y sensibilidad en el dedo del pie a lo largo de uno o ambos lados de la uña. Esto suele ir acompañado de hinchazón y enrojecimiento alrededor de la zona afectada.


Anuncios


Las uñas encarnadas ocurren en tres etapas:

Etapa 1. Es una condición leve caracterizada por que la uña se curvea, presentando hinchazón, eritema, edema y dolor por presión.
Etapa 2. Es moderada y se asocia con aumento de la hinchazón, expulsión de líquido, infección y ulceración de la uña.
Etapa 3. Es un severo problema de salud caracterizado por la inflamación crónica y la hipertrofia de las uñas.

Las etapas 2 y 3 suelen requerir cirugía correctiva y tratamiento médico, pero la etapa 1 se puede tratar fácilmente en casa.

A continuación te presentamos una serie de recomendaciones para prevenir cada una de las etapas de este doloroso problema.

6 maneras de curar una uña encarnada

Estos remedios simples requieren un poco de tiempo y esfuerzo, pero pueden lograr que su uña vuelva a la normalidad.
Sin embargo, si usted sufre de diabetes o cualquier otra condición que produzca neuropatía o daño a los nervios, consulte a su podólogo antes de intentar cualquiera de estos remedios y consiga ayuda para cortar y limpiar las uñas.

1. Baños de sales de Epsom (sulfato de magnesio)
Remojar los pies en una tina de agua caliente con una taza de sal de Epsom mantendrá la uña limpia y libre de bacterias. La sal de Epsom también ayudará a reducir cualquier dolor o hinchazón en el dedo del pie.
Simplemente sumerja su pie durante 15 minutos a la vez tres o cuatro veces al día para ablandar la uña y tire suavemente de las esquinas de la uña con una lima de uñas esterilizada para aliviar la presión sobre la piel. Al igual que con cualquier baño curativo, hay que secar completamente los pies y mantener su uña cubierta con un venda adhesiva durante todo el día.

2. Baños de jabón de Castilla
Si su horario no le permite realizar tres o cuatro baños de pies al día, remoje sus pies dos veces al día en una tina con agua tibia y jabón de Castilla para mantener a raya la infección.

3. Lavar los pies con vinagre de manzana
Si sospecha que padece una infección por hongos, puede sustituir la sal de Epsom por un cuarto de taza de vinagre. Otra opción es aplicar regularmente vinagre de manzana diluido a la piel debajo y alrededor de la uña encarnada para mantenerla limpia.

4. Aceites Esenciales
Para reducir el dolor y la inflamación y combatir las bacterias, elabora un ungüento antibiótico con 5 gotas de cada uno de estos ingredientes: eucalipto, árbol de té y aceite de esencia de lavanda, 2 gotas de aceite de menta y una gota de aceite de orégano.
Combinarlo con 2 onzas de aceite de coco y de gel de aloe vera y masajear suavemente el ungüento en la herida después del lavado y secado de su pie.
Almacene esta pomada en un frasco de vidrio sellado y aplique 2 a 3 veces al día antes de cubrir la uña con una venda adhesiva.

5. Hilo dental y algodón
Después de remojar la uña, pase un pequeño trozo de hilo dental sin sabor por las esquinas de la uña y lentamente tire hacia arriba para aliviar la presión de la uña sobre piel. No tire de más la uña para no ocasionar más daño a su dedo.
Tome un pequeño trozo de gasa esterilizada y colóquela debajo de la uña para evitar que entre en contacto con la piel y favorecer que la uña regrese a su posición normal.
Practique este truco después de remojar sus pies, usando un nuevo trozo de gasa cada vez y sujetándolo en su lugar con una venda adhesiva. Después de aproximadamente 2 semanas, su uña estará como nueva.

6. Cambie de zapatos
Los zapatos de tacón alto y el calzado demasiado ajustado provocan que los dedos se apretujen y aumenten la presión. Esto puede incrustar a su uña encarnada aún más en su piel y aumentar el dolor y el tiempo de curación. En su lugar, use zapatos planos y suaves o sandalias mientras la uña se cura.
Para prevenir que las uñas vuelvan a encarnarse, córtelas apropiadamente (en línea recta) y evite usar calzado muy ajustado. También es buena idea lavar y secar bien los pies después de ejercitarse, para evitar que la piel de los dedos se vuelva demasiado blanda.

Si ha sufrido por uñas encarnadas más de una vez, considere acudir con un podiatra.
Con tecnología de Blogger.