¡Rutas de la muerte! Las carreteras más peligrosas e increíbles del mundo. El demonio habita en la número 10


Si conducir un vehículo siempre implica un riesgo, debido a choques, llantas reventadas, fallas mecánicas, distracciones al volante, condiciones climáticas adversas y exceso de velocidad, que pueden ocasionar fatales accidentes, este se multiplica cuando las condiciones del camino no son las más adecuadas.

Anuncios


Y aunque para muchos la sensación de ir al volante es liberadora y genera grandes cantidades de adrenalina, alrededor del mundo existen múltiples caminos, carreteras y autopistas que son capaces de asustar al conductor más hábil.

A continuación te presentamos una selección de algunas de las carreteras más mortíferas o, por lo menos las más peculiares de todo el planeta.


1. Carretera del Atlántico o Atlanterhavsveien (Noruega)
Es una de las vías más peligrosas del mundo, pero, a la vez es uno de los atractivos turísticos más visitados de Noruega. Su construcción inició en 1983 y concluyó en 1989. Su extensión es de un poco más de 8 kilómetros, y está construida sobre pequeñas islas que atraviesan 8 puentes. Cuando hay fuertes vientos  y marejadas, el agua cae con fuerza sobre la calzada o choca con los vehículos que circulan por ese condado.

Anuncios


Aunque todos sus puentes son prodigios de la arquitectura, el llamado puente Storseisundet es el más increíble debido a sus trazos arqueados, con una altura de hasta 23 metros para que los barcos puedan circular por debajo.


2. Moki dugway (Estados Unidos)
Está ubicada en el estado de Utah Estados Unidos. Fue construida por una empresa minera dedicada  al trasporte de Uranio, en 1958. Sus tres kilómetros de vía sin pavimentar dibujan un serpenteo descendente de alrededor de 1,100 metros. Las autoridades de Utah sugieren a los conductores que tripulan camiones grandes evitar esta ruta porque es muy  estrecha y peligrosa.


3. Trollstigen (Noruega)
Está asentada en la montaña Rauma, en Noruega. Su diseño causa una  impresión increíble debido a su empinada inclinación y sus 11 curvas en la que siguen la forma de la montaña. Por su peculiaridad se convertido en un gran encanto turístico. Esta ruta es muy estrecha y tiene pocos lugares para que los automóviles puedan cruzar. La cierran durante en los meses de invierto y otoño para evitar accidentes de tránsito.


4. Túnel de Guoliang (China)
Se encuentra ubicado en las montañas de Taihang a 300 kilómetros de Pekín. Su construcción fue en la década de los 70 por los habitantes de un poblado de la provincia de Henan. Los intrépidos campesinos vendieron su ganado para poder comprar picos y martillos que les permitieran trabajar en la obra. El túnel mide 5 metros de alto y 4 metros  de ancho y tiene una extensión  de 1200 metros. Para iluminar el trayecto los lugareños abrieron un sinnúmero de rústicas ventanas en diferentes formas y tamaños.


5. Halsema (Filipinas)
Es una carretera de montaña donde los movimientos de tierra y los derrumbes están presentes a diario. Se sitúa en la isla Luzón en un trayecto que abarca  250 kilómetros. Posee tramos que todavía no han sido pavimentados y sus declives  ponen a prueba la habilidad y destreza de los choferes. El clima tampoco ayuda, debido a que la zona es muy húmeda, que crea bancos de nevisca que dificultan ver con claridad.


6. Hindustan (Tíbet)
Por muchos años, esta vía ha formado parte de los circuitos comerciales periféricos de la ruta de la seda. Es un recorrido plagado de eventualidades con estrechas calzadas de grava, grandes barrancos y frecuentes cataclismos. La Hindustan Tíbet compone el sistema de carreteras de la Autopista Nacional 22 y cubriendo una largura 459 kilómetros.Es muy peligrosa, pero aun así muchos turistas visitan esta senda todos los años.


7.  Carretera Karakoram
Esta carretera se la localiza entre China y Pakistán, a 4,693 metros sobre el nivel del mar, en las montañas de karakórum. Abarca un distancia de 1,200 kilómetros de vía y fue un plan coordinado de los dos países. Durante los trabajos muchos trabajadores perdieron la vida debido a los constantes  deslizamientos de tierra y desprendimientos de rocas. Hay una creencia de que se cobró una vida por cada kilómetro. Aquí los movimientos de tierra son frecuentes interrumpiendo el paso por varias horas.


8. Camino de Las Yungas o Carretera de la Muerte (Bolivia)
Es considerado “el camino más peligroso del mundo”. Con una extensión de 80 kilómetros, une las localidades de La Paz y la región de Los Yungas, en la franja subandina boliviana, y es una de las pocas rutas que conectan la selva amazónica del norte del país, con la urbe Paceña. Su recorrido se caracteriza por pendientes pronunciadas, y un ancho que en algunos sectores alcanza sólo los 3 metros. Además en la zona son habituales la lluvia, la niebla, el barro y el desprendimiento de rocas. El accidente más grave ocurrió en 1983 cuando desbarrancó un autobús y murieron más de 100 personas. En promedio, por año se registran 209 accidentes y 96 personas fallecidas.


9. Paso de Zoji La (India)
Zoji La se encuentra a 9 km de Sonamarg y proporciona un vínculo vital entre Ladakh y Cachemira. Se emcuentra a una altura de aproximadamente 3,528 metros y es uno de los pasos más altos de este continente. A menudo está cerrado durante el invierno, aunque la Organización Fronteriza de Carreteras está trabajando para ampliar el tráfico a la mayor parte del año.



10. Espinazo del Diablo (México)
En medio de bellos y extraordinarios paisajes, pero igualmente, de peligrosas quebradas y precipicios encontramos el denominado “Espinazo del diablo”, una ruta que une las localidades de Durango y Mazatlán en México. Con pendientes pronunciadas, y angostos caminos se ha hecho célebre por cobrar la vida de miles de personas.

Esta ruta es definida como tenebrosa, con densas nieblas, imposibilidad de parar en sus alrededores, sin estaciones de gasolina en su trayecto y con animales cruzándose en forma intempestiva, y su nombre deriva de los efectos que se generan con luces y sombras en un tramo que cuenta con barrancos a cada uno de los costados. Lo que se observa es la terrorífica silueta del mismísimo Diablo.

El gobierno mexicano construyó recientemente el Puente Baluarte, con la intención de sustituir a esta peligrosa carretera y reducir el número de fatalidades.


11. Carretera de Tian Men Shan (China)
Compuesta por 99 curvas cerradas, la carretera fue construida con este número para simbolizar el cielo, ya que en la cultura china el 9 es considerado un número de la suerte porque se cree que el cielo tiene 9 palacios.

Sin embargo, a pesar de esta creencia mística, esta carretera es prácticamente la más peligrosa de toda China. Imagina hacer este trayecto que inicia a 200 metros sobre el nivel del mar, para ascender hasta los 1,300 metros, pasando por 99 curvas muy acentuadas a lo largo de todo el recorrido. Con toda razón, esto aumenta las probabilidades de terminar en el cielo (o infierno).


12. Iroha Zaka (Japón)
Esta carretera fue levantada sobre un camino por el que peregrinaban monjes budistas. En la actualidad, subir y bajar esta carretera significa sortear 48 curvas especialmente cerradas, con 20 horquillas en el carril de subida y 28 en el de bajada. En línea recta, suponen tres kilómetros de distancia, pero la longitud del trazado de Iroha Zaka es de casi 8 km. El nombre de Iroha ha sido tomado de un poema del Siglo XI, en el que se utilizan los 48 caracteres del silabario japonés Hiragana… cada uno de ellos reproducido en una de las curvas de esta vía.


13. Paso de Rohtang (India)
Rohtang significa literalmente “pila de cadáveres”, un nombre que proviene de los deslizamientos de tierra mortales que cubren esta carretera situada a 4,000 metros de altura en el Himalaya oriental. A lo que se añaden el clima generalmente imprevisible de la zona, que incluye tormentas de nieve y avalanchas repentinas.

Cada temporada, las cuadrillas de carretera utilizan el GPS para encontrar el camino y desenterrarlo de nuevo.
Con tecnología de Blogger.